jueves, 4 de diciembre de 2008

This was not our first time.

Aún estoy pa'tras. En serio.
Sigo medio ahueonao con el asunto. Algo shockeado, igual.
Ok, mejor cuento:

Ayer fue un día demasiado heavy. Resulta que -no sé porque- las mamás siempre me agarran buena. Eso me sirve para las suegras, creo.
Estuve trabajando con un amigo por unos días, y le pregunté que como estaba su mamá. Después de un rato me salió con que su mamá era bruja, y que hacía cartomancia. Yo soy medio escéptico, pero después de dos tiradas de tarot en este año, y que le haya achuntado a practicamente todo, me dejaron un leve cosquilleo en el sector curiosidad.
Bueno, la cuestión es que al tiro se me prendió la ampolleta y le pregunté que si me lo podía sacar con ella. Aparte de ir a verla, porque es una persona de la que tengo muy buenos recuerdos.
Accedió y ayer se concretó ir a verla. Ella cobra, y yo llevaba algo de dinero para cubrir la deuda y después pagar el resto.
Fuí a Quillota y me bajé en su paradero, ahí me esperaba mi amigo para llevarme a su casa.
Entré y el ambiente era muy bacán, se sentía buena onda. Conversamos mucho y recordaba porque la tía me caía tan bien.
Después de un par de horas, la tía prendió inciensos, y ahí parece que mi amigo captó que debía irse. Subió las escaleras, mientras la tía sacaba unas barajas de cartas y las ponía sobre la mesa.
El living ya tenía un olor intenso a incienso y a cigarros. Más una vela que incrementaba su llama a cada tanto de forma ENORME.
Comenzamos a hablar, sobre los poderes, sobre las cosas que hacía. Yo no lo sabía, pero había algo en el ambiente que me daba seguridad y confianza sobre todo lo que ella me contaba.
Le conté sobre mis presentimientos y me dijo que los escribiera. Dijo que algo se me notaba, que igual lo podía sentir.
Al cabo de unos minutos (mientras conversábamos) tenía los mazos barajados. Era mazo español. Y comenzó la sesión.
No puedo contar mucho que pasó, pero hay cosas que me dejaron dando muchas vueltas.
Al cabo que salían las cartas, se me aparecían verdades que yo ya sabía, pero necesitaba confirmación. Y cada tanto me daba pena y algo de angustia. La cara de la tía cambiaba de felicidad a pena tan rápido que todo tenía un aire, una vibra demasiado cargada. No era incómoda, si no densa, abrazante, diferente.
Cada tanto habían ruidos de cosas. La mayor parte del tiempo sólo nuestras palabras. Yo tenía los ojos a punto del goteo: habían tantas verdades que dolían tanto, pero ella me decía que debía avanzar. Ella tampoco se sentía muy bien con las cosas que leía.
Salían nombres, días, fechas y eventos muy bien detallados que yo había visto sólo con mis ojos.
Yo ya estaba muy dentro de mí, muy inmerso, muy angustiado. De repente, en una parte de la sesión, salieron un par de nombres y personas que yo conocía. Una, en particular, tenía más cartas que el resto. Le llamó la atención, yo aún no entendía mucho.
Sacó dos veces más el mismo asunto y ahí le cuadró. Yo no tenía idea de lo que me iba a decir:
-Shein, ¿hace cuanto que conoces a esta persona, XXXXX?
-Emmm... unos X años.
-¿Seguro?
-Sí, segurísimo, ¿por qué?
-Esto me dice que no. Mira, las cartas van hacia atrás, no hacia adelante, esto tiene mucho más de X años. Tú la conoces de antes.
-No tía, a menos que fuera otra vida po -le dije medio riéndome, en broma.
Me miró serio y me con aire de cómplice me dijo:
-Sí, esta no es la primera vez que se conocen.

¿Pueden imaginar mi reacción?
Quedé blanco. Pero de alguna manera me sentía tan feliz. Ahí me comenzaron a cuadrar algunas cosas, como un 0.5% que alguna vez usé para referirme a la suerte. Pero antes que yo lo pudiera poner en palabras ella me decía que si me había parecido familiar, si me sentía bien con esa persona. Me dijo que teníamos una confianza enorme y describió casi todo con detalle.
Yo sólo me limitaba a mover la cabeza para asentir a todo.
Era tan increíble, y se lo dije. No le pareció raro, pero no abordó en eso porque no era especialista. Yo sólo pensaba: "no había estado tan sólo, vengo con alguien de antes".
Sólo dijo algo más: esa vez, tampoco había sido la primera. Había algo entre nosotros -al menos en la anterior- que no se concretó. Supuestamente en esta vida estaba pasando, pero no se concretaría. "El destino igual puede doblarse. Pero depende mucho de que sea lo que hay que concretar y si saben que es y están dispuestos. Si no, seguirán a la siguiente no más".
Yo ya estaba morado, no entendía mucho más de que yo conocía a esa persona de antes. Y me dieron ganas que hubiera estado ahí para abrazarla.

La sesión siguió otro rato más. Y luego de consejos y un par de sugerencias para hacer (como sólo seis meses, no más de tres fronteras, bañarme en el mar, cuidarme de un sábado cercano) La sesión terminó, con un montón de inciensos quemados y una llama ya extinta.
Después de hora y algo, todo había acabado.

Estuve un rato más, conversando. Muy en buena onda, aunque en mi interior estaba todo lo raro, todo lo nuevo seguía tan latente que me sentía distinto.
Ya era tarde y tenía que irme. Mi amigo me acompañó hasta la micro y la tomé.
A excepción de 3 personas, todos los asientos estaban vacíos. Me interné en uno, prendí el iPod y sólo me largué a llorar. No sé si de pena por todo el asunto, o de felicidad o que. Pero lo hice, en silencio y luego de un par de kilómetros logré estabilizarme.

Habían sido tantas cosas -tantos estímulos- por un día, por una hora, que mi cabeza estaba paralizada, lenta y abrumada.
Rescato pocas cosas que podría considerar buenas -dentro de todo lo que tendré que pasar, porque de que le creo, le creo. El ambiente y la onda, y ella misma me daban una confianza enorme-. Y entre ellas, está saber que conozco a alguien de antes. Y que si lo pienso un poco, no es tan raro. Lo bacán es que es la única persona que tengo a mi alrrededor hoy en día que conozco de antes. De mucho antes, de años, siglos atrás.
¿Cuantos adiós habremos dicho? ¿Qué habremos sido antes?

Y hoy estamos aquí. Y no tan lejos.
Eso, me hace sentir feliz. Harto.
Por que es una persona que me hace sentir muy bien, y quizás ahora, tiene explicación: teníamos historia. Ahora me explico mi primera impresión (:

En fin, día cuático. Tengo muchas cosas que hacer y manejar mi destino y volás.
Y además, conozco a alguien de muchas vidas antes.
Quizás cuantas más vendran. Espero que hartas.

Y tú, ¿que sabes de tu destino?
Yo, sigo en shock.

5 comentarios:

Fernanda dijo...

aaay porqueee! si ya terminé con el colegio!! pucha. ya. mira. tu sabis q me cais bien cierto? no? me caes bien :B pero porqueeee escribes taanto maigod! no qiero leer. :)
(eLe)

igual te dejo un comentario.. del clima.. me informan por interno q temuco está nublao y gris y fome.
beso =)

r dijo...

¡Nunca me he hecho una de esas cosas! Me parece interesante, pero igual me da un poco de miedo, aunque creo que me costaría mucho creerle, al menos que le achunté a todo ese tipo de cosas (entonces sí me daría miedo).

A propósito, no pude evitar reirme en el comienzo del diálogo, ¿dices que te llamó "Shein"? xD Me lo imagino.

[Shein] dijo...

Efectivamnte, hay gente que me dice Shein tal cual me llamarían Felipe :/
De hecho, por mucho tiempo en mi casa, me llamaron igual y eso SÍ fue raro.

GeR0 dijo...

Siempre me ha dado curiosidad eso de las otras vidas. Quizás porque siempre he tenido la sensación de que no soy tan nuevito por estos rumbos. Hay gente con la que he congeniado al conocerla, otra que no.
Pero en fin, Shein y/o Felipe, tampoco eres tan nuevo. ¿Te dijo cuantas pasadas te has dado por acá? Sólo por curiosidad.

Lumiere dijo...

uff

somos dos que estamo en esas xD

o.o