sábado, 5 de julio de 2008

Puerto Madero.

No importa el momento. Creo que tampoco el lugar.
La brisa de la tarde puede ser placentera, si es que uno se siente bien.
Dicen que el alcohol es anestésico. Que inhibe, cosa cierta.
Si la vida fuera una anestesia constante yo no tendría porque ser así.
¿Y si no lo fueras?

Vamos, todo siempre es tan fácil, tan sencillo, que son los prejuicios y los miedos de uno lo que opacan lo que uno debe hacer. Lo que transforma todo en un acto peligroso. Difícil.
El miedo es tan tonto cuando lo piensas así de borracho.
¿Por qué no mejor actuar, dejar fluir los sentidos y dejar de andar lamentándose como una bestia?
¿Cuando dejarás de ser tan tonto?

Mi vaso con Ron se vació.
El Ivo me trajo uno lleno. Una mina me ofrece bailar. Bailo.
Pero no estoy ahí.
Olvida, tonto.

La Mane me mira. Me dice que estaba chata de todo, que necesitaba esto.
Yo le respondo que quizás yo también. Pero faltan las estrellas, falta la noche. Falta el olor distinto, las carreteras con autos y neones.
Me dice que estoy loco. Siempre lo he estado, le respondo.
Sus ojos me dicen que está ebria, que quiere algo más.
Se acerca.

-Mane, no.
-A veces eres tan hueón. Otro se habría tirado al agua al tiro.
-Hoy no. Hoy no vale la pena.
-Como quieras.
-¿Te enojaste?
-No, sólo me quedé con ganas.
-Yo también...
-¿Entonces?
-No, no me malinterpretes. Hace rato que tengo ganas y aún no puedo.
-¿Conmigo?
-Estoy hablando de otra cosa.
-Mejor cambiemos el tema, no caguí la onda.
-Tení razón, estaba hueando no más.
-Tarado.

El sol quiere meterse, pero aún no se decide.
Y yo, quiero meterme, pero aún tengo miedo de hacerlo.

2 comentarios:

mane dijo...

siempre m usai pa tus metaforas
igual eri tonto silly
ahhhhh el diego dice q la wea si va
pro pa la otra semna
chao loko :P

i s o l é e dijo...

el alcohol hace que sucedan cosas re locas :P saluuudos shein, tanto tiempo oye. me emociono al volver al 100% a blogger y encontrarme con la gente que leía cuando era una blogadicta shanana :B