domingo, 8 de marzo de 2009

No hay otra explicación.

Bah, no me tiren piedras, sí voy a confesar: sí, hace más menos 20 minutos yo creo que estaba mal. O sea, ya, si nunca tanto, medio perdío no más. Un par de cafés, un par de puchos y estoy como nuevo. Creo.
O sea... sigo siendo el mismo de siempre, estoy completo, idéntico a como salí.

Sólo que... más tarde de lo que debí llegar. Ya es domingo por la mañana. La noche ya se esfumó, y en un abrir y cerrar de ojos veo que han pasado más de 12 minutos.
Mucho tiempo.
La nada misma.
Pero suficiente para dejarme llevar dentro de algo que no sé. No es un presentimiento, eso lo tengo claro. Quizás, pesimismo. No lo sé.
Soy muy
cuático, no hay otra explicación.

Es que no sé. No sé por qué cruza por mi mente lo mismo. Quizás producto de las calles llenas de ebrios y huevones fumando en la micro.
Dunno.
Es eso... lo nuevo, lo que vendrá, que yo, siendo viejo, desaparezca entre telarañas y recuerdos de los menos deseables. Quizás el reemplazo de, o no sé. No es mi miedo más grande ser olvidado, mi miedo más grande es perder lo que quiero. Estoy hablando huevadas, demás. Pero... cresta, me da rabia pensar así.
No sé por qué me dejo llevar por esto. Yo no era así -¿mentira?-, no cacho en que pará me estoy poniendo, en serio.
Pero, para hacer honor a la verdad, me pasa po. Me da por pensar así. O sea, son sólo pensamientos sin fundamento ni nada, puro cuento que se me mete en la cabeza y que le da lata salir y tengo que esperar a que se le antoje y huya por un oído.

Lo nuevo siempre asusta. Más a mí. Lo nuevo, los nuevos, lo último, los sapos de ojos saltones y miradas curiosas. Los de más labia, los más estilosos, lo más misteriosos o más entretes. Los
más, simplemente "los más mejor".

¡Horus! ¿por qué demonios nací tan rolliento y pavo?
Soy muy
nerd, no hay otra explicación.

Ojalá que no pase nada. Espero, creo, supongo. Rezaré, yo cacho. A quién, no sé. En estos casos se le recurre al menos pensado. Canalizar vibra cósmica o algo así. Puta, o intentar ser mejor,
mejor de lo que fui, de lo que fui hasta ayer.
De lo que fui hasta ayer...

Ojalá no caiga una tormenta.
Ojalá no se abra la tierra.
Ojalá no me parta un rayo.
Ojalá... nada vuelva a fallar.

Soy muy
huevón, no hay otra explicación.

2 comentarios:

Acuarius dijo...

eres luz..

Gero dijo...

Huevones somos todos. La diferencia esta en si lo expresamos o no. Nada más.