martes, 23 de septiembre de 2008

Apuntes sueltos y revueltos.

Ni idea como empezar. Es parte del sueño, yo creo.

Me doy cuenta que hace tiempo que no escribo directo. Onda, hace mucho que empecé con la onda de "voladas locas" y de ser un tanto más rebuscado para contar.
Supongo que hoy no tengo esas ganas. O no me cuadra, o no me da.

Tengo sueño, pero no puedo dormir. Es temprano, pasé la noche en vela viendo películas y más que nada porque hace días que perdí el sueño.
Ni idea, es algo natural, viene y va. Es como por temporadas: las que me da por dormir demasiado y que nadie me quiera despertar. O como ahora: las que no puedo dormir y me asusto por seguir despierto. Curioso, que tanto suene en mi cabeza "wake me up when september ends". Quisiera que eso hubiera pasado. Y ser despertado cuando este mes que odio terminara.
Complejo.

Si fuera católico, yo cacho que me iría a confesar. No sé, son las ganas de ir a algún lado y decirle a alguien: "oye, sabí que, quiero hablar pero a concho, ¿te arriesgai?". Pero no, no pasa. Y tampoco podría ocurrir.
Pasa que quiero sacar un par de cosas que llevo dentro y no se me ocurre nada mejor que escribirlo. Es como tonto, pero que te lean desconocidos es en cierta forma liberador. Como que esta huevá deja de ser un poco mía, como que se va, se pierde un poco. Algo así, es mínimo, pero es lo último que queda.

¿Sabes? Puedo decir que tengo miedo. Harto. Me cago de miedo.
Y es que me da miedo cuando le achunto, cuando estos presentimientos que siempre tengo se cumplen. ¿He contado eso? Siempre tengo presentimientos. O sea, siempre que va a pasar algo fome. Hace un par de meses tuve muchos. Hoy por hoy... no los alcanzo a contar.
A veces es fome, porque me hace pensar que le quita la sorpresa. Porque como 8 de cada 10 se cumplen, ya hasta les tengo algo de confianza. Como que les creo, y me apesta eso.

Yep, estoy ultra perdido. Trato de buscar salidas, soluciones, comerme mis errores, mi mala cuea y todo lo que sasona eso. Pero es como volver a ser el yeta del que uno se alejó.
Es como tener que resignarse a volver el tiempo atrás, muy atrás. Como retomar tu pasado.
No creo que se entienda eso.

Ayer... ayer, cuando veía la Av. Perú sumergida dentro de esa capa leve de neblina pensaba que así estaré probablemente cuando escape: con algo de equipaje, de bufanda, con barba de un par de días, con lentes, mirando hacia un horizonte donde quiero llegar. Sin nadie al lado, sin nadie por delante, sin nadie que espere... Y me asusté. Me asusté al preguntarme si es lo que quiero.
Y no me quise responder.

Sí, ya dije que tenía miedo, pero es verdad: le temo a la realidad.
Y a mi. A veces me doy rabia de lo tonto que puedo llegar a ser. De lo radical, o enfermo de ocurrente. Quizás tengo algo en la cabeza que me hace ver todo tan irreal, tan ilusionario, tan probablemente distinto a lo que es en verdad.
Cabro chico, la cagué.

¿Cabro chico? Ya, nunca tan mentiroso. Es cierto, soy algo iluso. Pero también es cierto que soy curioso, que no soy tan tonto y que cacho más de lo que la gente cree. Sé como encajar las cosas, los gestos, las miradas, las palabras, los incidentes, todo calza y te terminan contando las cosas que nunca se contarán con las palabras. Y eso, también es fome.
Es fome, porque realza el miedo, realza -a veces- la pena o las ganas de virar. De huir y tratar de olvidar un pasado y un presente que esta tan arraigado a uno por decisión propia.
Y es ahí cuando las cosas se complican. Porque es cuando uno se entrega, cuando uno se suma a algo por decisión propia que cuesta dejarlo.
Onda, de eso te das cuenta cuando te metes a algo y cuando termina y duele, sabes que te habías metido demasiado.
O más de la cuenta.
Si no duele, siempre te dió lo mismo. Si duele, puta que es fome compadre.
Es como cuando escribes: si te da vergüenza es que es bueno. O que sirve, o que te llena.
O te libera.
"Si no duele, no sirve".

Supongo... que septiembre es un punto de no-retorno. Es otra de las vueltas de las que no me pude escapar.
Y siempre es así, es raro que aún no me acostumbre a todo esto si no es la primera vez que pasan tantas cosas juntas y yo me pierdo en ellas.
Algo se quebró, dentro y no cacho donde. Y fuera también, pero está tan lejos que no vi que lo chocó.

¿8:30 ya? Tengo que irme... tengo clases.
Cero sueño aún.

Supongo que hasta aquí llego. Y además, no sé con que podría continuar.
Y extender más la entrada sería más latero si alguien se da la paja de leerla.

No estoy contento con la entrada, de hecho, es muy aporte.
Bueh, será.

Adiós.

3 comentarios:

RescueBoy dijo...

YO si me di la paja de leerla entera... ¿Y sabes? Te daré un casejo:
DUERME.
Al fin una entrada un poco más 'comentable' xD
Saludos Shein.
Que estés bien...
Saludos!

GeR0 dijo...

Si, sería bueno dormir un poco. Pero mas que nada necesitas paz. Entiendo como te sientes, me ha pasado. El tiempo ayuda mucho.

La Ale.- dijo...

Y qué tanto si es muy aporte... es tu blog y escribí lo que querí.
Oye, sigues con insomnio??? mala... yo dije que tomaras algo pero no hiciste caso... allá tú. [y con lo exquisito que es dormir]
El miedo es la reacción a lo desconocido... no me acuerdo en qué programa lo escuché... jajajaja, bueno, es obvio, eso es, por eso tienes miedo, pero no es tan cuático, si andar solitario por la vida es genial hasta cierto punto... llegas de pronto a un punto en la que quieres estar con alguien porque te aburre escuchar sólo tus pasos o el roce de tus jeans al caminar... well, it's normal, but you'll see what you really really want, how the spice gilrs said... ha!
Ale.-