lunes, 11 de junio de 2012

Fantasmas.

Cerca de las 8 y veinte, y en las calles menos posibles, con las coincidencias de la tarde.
Los atajos extraños y el perturbante hielo del silencio, más el frío de la tormenta que viene en camino.
A veces es extraño como funciona la vida, ¿no?
Fantasmas que circulan las mismas calles que uno pensó no caminar.

Está haciendo frío.


2 comentarios:

Monserrat dijo...

tú y tus fantasmas

[Shein] dijo...

a veces los fantasmas son buenos, nos recuerda que la vida es buena.
las calles fantasmales son buenas para recordar que el mundo avanza y uno debe sacar lo mejor de él.
:3