domingo, 15 de febrero de 2009

No estás en ningún lugar.

Tú sabes cómo es esto. No es la primera vez, lo conoces. Esta impaciencia, esta inquietud, esta leve desesperación que suena como cosquilleo.
Es una sensación compleja, es una respuesta corporal a los estímulos de tu cerebro. Son como nervios, como un pequeño miedo, quizás un susurro inerte de tus temores.
No sabes si sea una descripción correcta.

Lo cierto es que... está.
Recuerda que estás bien. Esto tampoco es tan ilógico o ajeno a cualquier cosa.
No es de la nada.

Tranquilo, mañana estarás bien.
Por hoy, no estás, en ningún lugar. Al menos, en ningún lugar tangible.
Hoy vives en recuerdos en otras cabezas, en imágenes suspendidas en las telarañas de neuronas ajenas.
Hoy, tu cuerpo, descansa pesado sobre una cama que no existe.
Hoy, sólo existes en su cabeza. O en la de quien te quiera recordar.

2 comentarios:

La Ale.- dijo...

far away from the memories of the people who care if you live or die?? jajajaja
ooookay, no está en ningún lugar.

Gero dijo...

Dicen que sólo mueres del todo cuando nadie te recuerda. A pesar de que físicamente si estés en algún con el corazón palpitando.