martes, 5 de febrero de 2008

A pata.

Tener complejos en la cabeza es algo que te incita a la desesperación. Y la desesperación conlleva hacer algo desesperado para poder apalearla.
Yo opté por algo más sereno: salí a dar una vuelta solo.

El i-pod dice: The Road I'm On, Three Doors Down, Away from the Sun 67 de 419.
El libro dice: Alberto Fuguet - Tinta Roja.
El cartel dice: Paradero 13.

Voy a Viña. Solo, porque es como necesito estar. La micro va repleta, con olor a sudor, a desodorante. A helado de crema. Va llena y de a pares. El único asiento desocupado, es el que está a mi lado. Y quizás en algún otro momento, me hubiese incomodado. Pero, ahora no. Porque estoy aprendiendo a abrazar mi soledad.
Me dedico únicamente a escuchar los temas que salen disparados a mis orejas por los audífonos del i-pod, y devorarme las letras del libro nuevo que compré.
Únicamente a eso, y quizás tienen su efecto, por momentos me da por querer llorar. Pero el sudor y el ruido de la micro ayudan perfectamente para disimular.

En Viña observo a todos esos ríos de gente que parten furiosos con rumbos inciertos. Toda esa cantidad de extranjeros y turistas metropolitanos. Todos, juntos, grupos de personas.
Y como la soledad es mal vista en este país, mi paseo se hace notar.
Me dirijo hacia el mar, a sentarme un rato en las rocas y ver si puedo huir de toda la mala onda que me acompaña.
Quizás para pensar debería estar en silencio. La calle no es el mejor lugar, pienso. Pero después de todo, para estar solo, para estar realmente solo, no es necesario estar enclaustrado.
Basta con estar rodeado de gente que no conoces.
Y que no te interesan.

Los pensamientos son levemente opacados por la música a todo volúmen, y el incesante va-y-ven del oleaje. Decido cambiar de rumbo, moverme.
Un niño, de unos 6 años, viene y se me acerca. Me mira y después de unos segundos noto su presencia. Dice algo, pero no lo oigo por el audífono. Y al momento de tratar de quitármelo va y me da un beso. Dice algo y corre por las rocas hasta alcanzar a su mamá.
Sólo atino a decir "gracias". Y aunque detesto a los niños, eso no fué tan desagradable como pude pensar.
Me paro, y comienzo a caminar.




Llevo horas buscando algo, que aún no puedo encontrar. Mala cuea, pero después de todo, pudo mantenerme ocupado y así pausar la conversación que dejé pendiente conmigo mismo en las rocas frente al mar.
Me di vueltas por Av. Valparaíso, entré a un par de galerías, para dar por terminada mi búsqueda saliendo de la galería caracol, al lado de un par de pokemones-emo-otakus-lais.
La búsqueda, por cierto vacía.
Sin nada que la corone.

Me siento en la plaza que mira directo hacia un complejo de estacionamiento, frente a Fallabella.
No puedo evitar prender un cigarro y volver a cuestionarme todo lo que quedó pendiente en las rocas.
Sacar esa mala onda, esos rollos sin fin y escuchar por última vez de forma continúa todos esos temas que me llegan a la médula. Al cucharón, diría si me considerara más mamón. Pero no, no son sólo temas que hablan de amor y cosas por el estilo.
Me retratan a mí, y eso es peor. Porque en el fondo te recuerdan quién eres, aunque intentes huir de ti. Y yo, quería huir. Cambiar.
Terminar con lo pensado, con las ilusiones.

Después de todo, creo que no lo logré. Pero si, al menos, logre acallar un poco a todos esos sentimientos erráticos. Y que serán así hasta que realmente tengan a alguien en quien basarse. Que quizás está, pero siento tan huevonamente como soy, aún no me he dado cuenta.
Aun no se va del todo la timidez.

Muchas dudas y muchos cuestionamientos propios. Y sólo la esperanza de haber encontrado a alguien que valga la pena.

Miro hacia un lado, en la banca que me senté. Hay dos abuelos, que rien y se besan. Que hablan.
La música lo distorciona todo, y al no poder oir, parece como si estuviera viendo un comercial. O una película...

Until the end, until this pool of blood
Until this, I mean this, I mean this
Until the end of...

I'm trying, I'm trying
To let you know how much you mean
As days fade, and nights grow
And we go cold ...

Todo está bien. Respiro, hora de partir.




La micro está más vacía. No soy el único que está solitario en los asientos pareados.
Me dedico de nuevo a la lectura y a los últimos temas que oiré.
La vuelta se hace más corta que la ida y todo en el ambiente se siente más relajado.
Más liviano. Sin olores.
Sin darme cuenta estoy llegando.

But there's somethin about us I've got to do
Some kind of secret I will share with you

I need you more than anything in my life
I want you more than anything in my life
I'll miss you more than anyone in my life
I love you more than anyone in my life

Comienza a finalizar Somehting about Us. Inicia Wonderwall.
Pongo el marcador en un capítulo sin terminar.
Cierro el libro.

-En el paradero, porfa.


----------------
Now playing: Daft Punk - Something About us
via FoxyTunes

6 comentarios:

La Ale.- dijo...

Te miro, sonrío y te beso...
luego salgo corriendo porque soy tímida, pero ese es otro asunto.

Este escrito, en particular, me encantó.

Un abrazo para compensar la osadía.

Ale.-

Phoebe dijo...

me gustó... no sé porqué, pero me gustó... me creerías si te digo que hasta me dieron ganas de salir a caminar?

Theo dijo...

En serio, dan ganas de salir y tomar una micro a cualquier lugar.

(...)

¿Préstame el libro? xD

Kiru dijo...

es que acaso viña tiene ese maldito lujo de tener tal costa digna de la creación de *dios/alá/krishna/buda/jacob que hace que uno entre a otra vida después de haberla visitado con tal meditativa premeditación ???

ahh wenu a mi me ha pasado ese tipo de weá cuando m voy a mojar las patitas x allá, ahora que hacías alusión a la costa =3

creo que esto fué lo primero que se me vino a la mente al leer tu escrito

saludos primo rql que no contesta el celu =@

Snipe dijo...

Cada vez me suceden cosas más raras: cuando entré a tu página, leí "Daft Punk" pero ni siquiera había bajado hasta el final del post. Ya es la segunda vez que me sucede algo así =\

shampoo dijo...

=/
Realmente a veces una kaminata solo es necesaria i placentera..
Pero la kompañia de músika i un buen libro para mi es suficiente . . .

No sé por qué lei tus palabras. . .

será po


Saludos.